El empresario de origen cubano José Fanjul, propietario del complejo hotelero Casa de Campo, en La Romana (República Dominicana), mantiene una estrecha amistad desde hace varios decenios con el rey emérito Juan Carlos I de España y le ha abierto las puertas de su villa de lujo para que se aloje el tiempo que desee.

El anterior jefe del Estado comunicó el lunes pasado a su hijo, Felipe VI, la “meditada decisión” de trasladarse a vivir fuera de España, aunque el destino se desconoce por ahora, ante la repercusión pública de “ciertos acontecimientos pasados” de su vida privada, según informó la casa real española.

El rey emérito se ha albergado varias ocasiones en el enclave turístico dominicano, donde incluso hay una calle con su nombre, y podría ser, según algunos medios, su refugio tras salir de España por la controversia suscitada por sus presuntos negocios ocultos en Suiza.
Consciente de la situación en la que se encuentra, Fanjul habló con él varias veces en los últimos días, aunque asegura que no tiene conocimiento de sus planes.

“Creo que ni él mismo sabe aún sus planes en el exterior en este tiempo. Pero en cualquiera de mis propiedades tiene todas las puertas abiertas”, manifestó al diario español ElMundo.