De entrada, que Mike Tyson pueda llegar a ser campeón del mundo nuevamente cuando tiene 53 años -el 30 de junio hará 54- suena a broma, pero no se trata de algo imposible siempre y cuando cumpla con los requisitos necesarios para ser rankeado. Sin haber aún revelado sus planes definitivos, de lograrlo se convertiría en el boxeador de mayor edad que conquista un título, superando a Bernard Hopkins.

Recordemos que el 22 de noviembre de 1986, ‘Iron Mike’ se enfrentó a Trevor Berbick (el último rival de Ali), a quien arrebató el título mundial para convertirse en el púgil más joven de la historia en ser campeón del peso pesado, con 20 años. Con aquella victoria, el de Brooklyn se ciñó el cinturón verde esmeralda del Consejo Mundial de Boxeo (WBC). La pelea duró 5 minutos y 35 segundos; Mike destruyó literalmente a su oponente.

Ahora el WBC ha dado un paso al frente, en primer lugar para apoyar a Tyson en su regreso al ring y, en segundo, para aclarar que ‘Iron’ tiene todo el derecho a entrar en sus listas, más aún tratándose de un excampeón. En declaraciones a Boxing Social, Mauricio Sulaiman, presidente del Consejo Mundial, explicó: «Para clasificar a Mike Tyson, tendría que tener una licencia y debería tener una pelea real para llevar a cabo el proceso».