Tener un tatuaje y un piercing son dos nuevos hitos de moda


LUISANA CARRASCO

Santo Domingo, RD


Los tatuajes y las perforaciones se han convertido en el último recurso de la moda de la juventud dominicana. Sin importar el sexo, religión o estatus social, los jóvenes  deciden adornar su cuerpo con distintos diseños y pendientes para estar a la onda.


Los periodistas de este medio visitaron varios centros de tatuajes y piercings para explorar un poco acerca del tema.  Años atrás los tatuajes eran vistos como un elemento despectivo, contrario a lo que ocurre hoy, donde lucir un tatuaje es un lujo, por sus precios y las técnicas mejoradas.


El tatuador Ricardo Lara, quien tiene siete años en el mundo del “Body Art”, desde siempre le gustó mucho el dibujo y un amigo tatuador le dijo que tenía madera para ese oficio, poco a poco fue adentrándose en ese mundo, hasta tener su propio estudio.


“Un tattoo es lo mismo que una herida, solo que con diseño. Hay que lavarlo con jabón antibacterial, cero jabón de olor, no puedes humedecer el área, evitar el roce, la exposición al Sol y no dejar que se estanque el sudor. Hay que hidratarlo con vaselina especial durante los primeros meses”, manifestó Lara. El dependerá del tipo de diseño, existen los sencillos y otros muy elaborados como los retratos o los tatuajes que llevan más de una pieza. El estimado asciende desde 1,500 pesos, el más barato, a 100,000 pesos, uno de los más caros.


La duración de la elaboración del trabajo dependerá de su complejidad. Hacer un tattoo normal dura entre dos y ocho sesiones, mientras que los más elaborados pueden durar 10 sesiones y más. Los tatuajes más populares son las figuras asiáticas como las flores de loto, peces Koi, dragones, rosas y espinas, los tatuajes tribales maorí, y retratos o nombres.


Así aprendió Jimmy

Jimmy Rodríguez es otro tatuador que aprendió el oficio mientras estaba de vacaciones en Estados Unidos. Un par de prácticas tatuando a un familiar le llevaron a formar su propio negocio.


“Cuando vine de Los Ángeles solo tenía una maquinita y las agujas, compré los pigmentos, habilité mi habitación como semi estudio, luego la gente empezó a buscarme, el costo por mi trabajo subió y también empecé a hacer piercings”, describió Rodríguez.

Ahora Rodríguez tiene dos estudios de tatuajes y perforaciones. Luego de siete años haciendo piercings y tatuajes, su especialidad es el retrato y las técnicas de coloración. La gente paga por uno de sus trabajos más sencillos desde 2,500 pesos hasta 2,000 dólares.


“La gente dice que es caro, pero no comprenden que no es un disparate. Un tatuaje es algo delicado y tienes que usar los materiales de la mejor calidad posible, ya que no solo por la durabilidad del diseño, sino para que no afecte la piel y esas cosas”, manifestó.


En cuando al trabajo de los piercings, Jimmy explicó que la clave está en saber dónde perforar y siempre hacerlo con utensilios nuevos e indicarles a las personas cómo cuidarlos correctamente.


“No hay un lugar que resulte peligroso para perforar. El piercing de la lengua y los pezones son los lugares donde hay que tener más cuidado de tocar varios puntos con la aguja. En la lengua uno se cuida de no hacerlo muy en el centro ni se inicia perforando desde arriba, ya que puede dañar el frenillo, lo ideal es que quede doblado abajo y derecho arriba”, expresó el tatuador.


El costo depende

En cuanto a los precios de los piercings, Rodríguez explica que dependerá del lugar donde se quiera hacer la perforación.


Si es en la oreja van desde 150 hasta 800; en la ceja, ombligo nariz y lengua el costo es de 900 pesos. Otra variante de piercings como el de la lengua cruzada que tiene un costo 1,500 pesos, la Industrial que une dos puntos en la oreja puede costar entre 1,800 y 2,500 pesos. “El más caro de los piercings tiene un costo de 3,500 pesos y son las microdermas, unas incrustaciones de pequeños diamantes en la piel”, explicó.


Para las perforaciones se utilizan los catéteres, la pistolitas y la aguja americana que es la mejor para hacer una perforación limpia y rápida, además de guantes, alcohol, las agujas, pinzas y papel.


Entre los piercings más demandados están el de la lengua y la nariz, son utilizados por hombres y mujeres por igual. El tipo de arete de los piercings debe ser acero quirúrgico o titanio ya que estos materiales permiten que se curen las heridas sin inconvenientes.


Higiene.

Luego de un piercing es necesario lavar la zona con jabón antibacterial, no quitar el arete durante tres meses y no usar alcohol para limpiar la zona porque fija las bacterias y puede infectarse. Antes de hacer un piercing o un tatuaje, las personas llenan un registro donde ponen su cédula, llenan preguntas acerca de su salud y se les da indicaciones acerca de cómo cuidar el nuevo aditamento de la piel.


Ciudados.

Los tatuadores de experiencia tienen muy en cuenta el equipo que van a utilizar para perforar y pigmentar, y luego orientan a sus clientes para que sepan cuidar la obra una vez terminada.


Source: Noticias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *